Reencuentro de selecciones nacionales de Argentina en Buenos Aires: estuvo Julio Canale, actual entrenador de UNLP

El Centro Naval – Salón La Escondida de Olivos recibió una jornada histórica para el vóley argentino: más de 100 personas, entre ex -jugadores/as, profesores/as y dirigentes en representación de las primeras selecciones (década 50 y 60) hasta aquella del Mundial masculino 1982. Con el propósito de una reunión de amigos y amigas del vóley, más de seis horas entre charlas, almuerzo, risas y valiosísimos recuerdos.

El evento comenzó a las 11 horas del sábado, con entrega de pines personalizados y un catering para empezar esas charlas que algunas tuvieron esperas de más de 40 años -y hasta 60 algunas- por distancias o diferentes caminos que han tomado sus vidas. Hubo presencias hasta de integrantes de pasadas selecciones que viajaron desde Italia, Estados Unidos o Alemania, además de provincias de nuestro país.

Tras el reencuentro en la primera parte del salón, pasando el mediodía se ubicaron en sus respectivas mesas para la presentación formal del evento. Una jornada diáfana, que tuvo primeras palabras del profesor Juan Carlos Enseñat: “El juego nos pertenece como individuos, y esta autoconvocatoria es por ese motivo, por una función social que nos une”.

“Nos pone muy felices rememorar circunstancias. Sentí el afecto, respeto de todos, de lo más feliz de mi vida”, calificó Ana María Spinetto, una de las primeras integrantes de Selección. “Y siempre hay que pensar en los clubes, en esos compañeros que algunos dejaron lo mejor de sí para que otros lleguen allá arriba”, agregó.

En la primera estaban jugadoras de las primera selecciones de Argentina: Carmen Carbonell, Ofelia Di Stéfano, Mary de Márquez, Poupee Kramer, Ana María Spinetto, Lidia Heber, Ana María Passerini, Susana Fariña, Mirta Svampa y Norma González. Y en la segunda, los primeros como: Julio Sorrequieta, Eduardo Acosta, Roberto Trentalance, Antonio Kaluda, Juan Luis Devoto, Carlos Cortes, Raúl Fiorentino, Nelson De Abajo, Norberto Mottino, Alberto Díaz, Luis Lufrano y Marcos Efron.

Julio Velasco dejó un mensaje, pese a no poder presentarse, en donde sostuvo: “Es una idea extraordinaria, y les envío un abrazo grande. Siempre digo que sin la Selección, la historia de mi vida en el vóley hubiese sido diferente. Por eso, gran cariño por el vóley argentino, por mi país”, remarcó el ex-entrenador del representativo nacional. Juan Carlos Tapón Ballesteros también envió sus saludos a distancia.

En la tercera mesa, integrantes de aquel primer Mundial masculino con presencia argentina que en 2018 cumplió 40 años tras aquel paso en 1978: Norberto Gagliardi, Daniel Tarando, Gerardo Fernández, Gabriel Saltarelli, Carlos Wagempfeil, Daniel Castellani, Federico Palma, Luis Laudonio y Daniel Rapacini. A ellos se les dio un reconocimiento por aquella presentación internacional que también abrió caminos.

Luego del almuerzo, en un ambiente muy distendido y de compañerismo, se mostró un video (gracias a Marcelo Cardenal) con distintas imágenes para rememorar esos primeros años del deporte en argentina y de varios y varias de quienes estaban presentes.

Carlos Uset, Alcides Márquez, Miguel Martín, José María Cuadrillero, Héctor Combes, Juan Carlos Ariño, Carlos Picarelli, Juan Carlos Enseñat, profesores, estaban en la cuarta mesa del salón. A la entrega de diplomas, sus dirigidas de aquel entonces le dieron los mismos, en otro de los momentos emotivos. Y en la quinta: Gabriela Gerard, María Victoria Loyarte, Silvia Rohmann, Patricia Sánchez, Patricia Tribodi, Elina Oliviero, Viviana Muntane, Silvia Dolmen y Cristina Zupan.

Quienes estuvieron presentes recibieron un diploma en representación por cada camada de Selección de Argentina que tuvieron un reencuentro muy ansiado y esperado por las diferentes épocas que dieron cuenta y valor a la historia del vóley nacional. Estuvo organizado por Norberto Gagliardi, Juan Carlos Enseñat, Julio Sorrequieta, Cristina Zupan, Silvia Musante, Gabriela Gerard, Buby Wagenpfeil, Daniel Rapacini y muchas más personas atentas desde hace meses.

La sexta contó con Fernando Chierico, Omar Ludolini, Julio Vergara, Omar Barbieri, Daniel Quiroga, Antonio Palumbo, Marcelo García, Agustín Tagliaferro, Bubu Mescolatti, Nicolás Pereyra y Carlos Brassesco. Y la séptima, Alicia Aguiar, Silvia Arbuco, Ana Sanseverino, Chiche Kozubik, Cristina Raimundi, Ana María Barberis, Silvia Musante, Mabel Tepper, Nora Peñas, Adriana Perelli y Noemí Cabrera.

Márquez fue otra de las personalidades que tomó la palabra: a sus 95 años, siendo uno de los emblemas que tiene el vóley nacional y que continúa presentándose en canchas como varios de los presentes. “El vóley me dejó mucha suerte. En San Fernando, un profesor nos obligó a hacer vóley en la secundaria y de ahí aprendimos. Nos entusiasmó y eso que se jugaba en pocos lugares”, recordó.

“Era muy caro por su momento, y entre amigos decimos armar un club de vóley allá por la década del 40. Formamos Club Plus Ultra, y los jugadores venían a entrenar con un ladrillo en la mano para construir la cancha. Nos dimos cuenta que el vóley no estaba muy divulgado y decidimos recorrer el país: 14.000 kilómetros, apoyando para incentivar y fue también por el vóley que conocí al amor de mi vida: hace 70 años, en un amistoso”, mantuvo quien ha escrito libros sobre el vóley y hasta en esta tarde firmó un reglamento de dicha actividad.

Para la octava mesa, la presencia de Héctor Pampuro, Carlos Del Pino, Edy Barischpolski, Andrés Portugal, Julio Canale, René Garnica, Juan Carlos Tara, Gustavo Peñas, Rubén Timpanaro, Roberto García y Adrián Fernández. Y en la nueve: Lolo Verasio, Juan Ángel Pereyra, Juan Antonio Gutiérrez, José Martín, Guillermo Paredes, Jorge Martín, Rubén Jarque, Alberto De Gregorio, Marcelo Cardenal, Patricia Maidana y Diego Arribas.

Norberto Gagliardi, capitán de la primera Selección en aquel Mundial de 1978, contó motivos de esta reunión nacional: “Empezamos pensando esto para pocos y miren (risas). Desde hacía varios meses que teníamos la iniciativa, preparación, y propusimos esta vivencia de la historia del vóley argentino porque no hay que olvidarse de sus raíces”.

Con la Selección ’82 al frente de su mirada, rememoró Largui Gagliardi: “Me acuerdo que tuvimos que hacer una cuadra y media de fila para ver a la Selección y eso que yo había sido capitán del equipo del Mundial 1978. Por eso también esta reunión, para lograr que persista. Si persiste, lo logramos. Y hay motivos como también una solución. Se han tirado hasta copas que logramos, y la idea es que esta convocatoria se repita cada cuatro años para generar conciencia y hasta en un futuro la idea de un museo”.

Justamente esa del 82’ era la décima mesa: Hugo Conte, Alcides Cuminetti, Esteban Martínez, Waldo Kantor, José Puccinelli, Raúl Quiroga, Gabriel Solari, Daniel Colla y Carlos Getzelevich. Y a su derecha, la undécima: Andrea Kriscautzky, Patricia Ombroni, Claudia Dipilla, Andrea Ruffini, Andrea Jersonsky, Gloria Cavaliato, Nora Wilde, Mónica Seghezzi, Marina Ondarts y María Iris Degiusti.

Luego de los discursos, el momento del himno nacional rememorando aquellos momentos de partidos entre históricos e históricas de distintas épocas de Selección. “La red, aquella que nos separó, hoy nos une” se repitió citando al libro de Márquez. Y tras ello, el brindis para cerrar una emotiva tarde de vóley nacional.

Muchas charlas, abrazos, recuerdos, fotos y principalmente sin diferencias entre pares y simplemente para celebrar por muchos más encuentros del vóley a medida que pasen los Mundiales. Contentas y contentos, un evento hecho por y para jugadores/as y de vital importancia para realzar al vóley argentino.

Fotografías: Juan Cruz Cayssials

Prensa: Sergio Pomares

Leave a Reply

Clubes ARVA